LAS GASEOSAS SIN AZÚCAR: ¿CUÁL ES EL DAÑO A LARGO PLAZO?

Algunos estudios sugieren que el consumo de edulcorantes artificiales, como el aspartame o la sacarina, podría estar asociado con cambios en el metabolismo y una mayor resistencia a la insulina.

Muchos peruanos consumen diariamente diversos tipos de gaseosas en estas altas temperaturas con la creencia que los hidrata, aunque lamentablemente son bebidas que no aportan ningún tipo de nutriente, no cuentan con proteína, carbohidratos, fibra, grasas saludables o vitaminas; entonces son consideran nulas en nutrientes. Al contrario, contienen una gran cantidad aditivos sintéticos como colorantes, saborizantes, sodio y edulcorantes artificiales.

“Una gaseosa sin azúcar, light, de dieta o cero azúcar está compuesta por agua carbonatada, ácido fosfórico, colorantes, saborizantes, edulcorantes (como aspartame, sucralosa y acesulfame), preservantes (como benzoato de sodio y sorbato de potasio), cafeína, entre otros” , manifestó la nutricionista del Portal Salud en Casa. Georgina Ríos Estremadoyro.
De acuerdo con la especialista, las gaseosas sin azúcar, de dieta o cero suelen contener edulcorantes artificiales como aspartame, sacarina, acesulfame o sucralosa para dar sabor dulce sin calorías. Hasta el momento, la evidencia científica sobre los efectos a largo plazo de estos edulcorantes es mixta y se encuentra en constante evolución.

“Algunos estudios sugieren que el consumo de edulcorantes artificiales, como el aspartame o la sacarina, podría estar asociado con cambios en el metabolismo y una mayor resistencia a la insulina, lo que podría aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, se necesita más investigación a largo plazo”, precisó.

Para Georgina Ríos , las bebidas gaseosas, con o sin azúcar, contienen ácido fosfórico, el cual es un agente acidificante; y su consumo excesivo a través de las bebidas gaseosas pueden disminuir los niveles de calcio en el cuerpo y aumentar la eliminación del calcio a través de la orina, generando que las personas puedan tener enfermedades como osteopenia y osteoporosis. Asimismo, con el tiempo, puede dañar el esmalte dental, lo que provocaría problemas dentales.

“Los refrescos lights utilizan edulcorantes artificiales sin calorías en lugar de azúcar para lograr su sabor dulce. Por ello, beber gaseosa light se ha asociado con el síndrome metabólico y mayores riesgos de apoplejía y demencia frente a aquellos que beben refrescos normales con gas. En el 2018 una investigación presentada ante la Sociedad Americana concluyó que los edulcorantes (como el azúcar pero también la stevia o el aspartamo) pueden provocar obesidad y diabetes”, agregó.