DETENER LA SEPSIS PARA SALVAR VIDAS

Muy poco se conoce sobre la sepsis o septicemia, quienes han escuchado sobre esta, no saben exactamente qué es o de qué se trata. Es por eso que en el mes de setiembre se celebra su Día Mundial, para concientizar sobre esta afección que puede surgir de repente y progresar rápidamente por el torrente sanguíneo ya que es muy difícil de reconocer.

La Dra. Diana Fernández, especialista en Medicina Intensiva del Hospital Nacional Cayetano Heredia y Clínica San Felipe, y, Además, Presidenta del Capítulo de Infectología Crítica de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, nos explica lo referente a esta enfermedad.

¿Qué es la Sepsis?

La sepsis es una afección médica grave caracterizada por una reacción del organismo ante una infección provocada por microorganismos como bacterias, virus e incluso hongos, que conocemos popularmente como gérmenes. Cuando nuestras defensas no son capaces de eliminar la infección, incluso con la ayuda de fármacos antimicrobianos como por ejemplo los antibióticos, se diseminan por el torrente sanguíneo provocando alteración en el funcionamiento de algunos órganos vitales como el cerebro, los pulmones, el hígado o los riñones, esto es lo que denominamos Sepsis.

Por lo tanto, la Sepsis surge cuando la respuesta del cuerpo a una infección daña sus propios tejidos y órganos. Cuando la sepsis produce un daño importante en múltiples órganos, éstos dejan de funcionar y la vida del paciente corre peligro; a esta fase crítica la denominamos Choque Séptico y suele requerir atención médica en áreas hospitalarias especializadas como lo son, las Unidades de cuidados intensivos.

Por lo explicado, remarcamos que la sepsis puede ser mortal y representa casi el 20 % de todas las muertes en el mundo, siendo una causa importante de pérdida de salud en todo el mundo.

¿Cómo reconocemos que esta afección?

Los síntomas y signos más frecuentes de una persona con sepsis pueden ser, malestar general, fiebre, escalofríos, piel sudorosa, somnolencia o confusión, dificultad para respirar, disminución del volumen de orina y pulso rápido con presión arterial baja.

El reconocimiento temprano de estos signos y síntomas de la sepsis es crucial para recibir tratamiento médico oportuno; en los ambientes hospitalarios, disponemos de sistemas de atención rápida para personas con sepsis y choque séptico; sin embargo, la mayoría de los casos de sepsis se originan en la comunidad, por lo que debemos sensibilizar a la población mediante la educación pública para lograr mejores resultados en la tarea de detener la sepsis.

¿En el Perú se atiende adecuadamente?

En un estudio transversal realizado en 2022 sobre la frecuencia de sepsis y choque séptico en las UCI de Lima, se evidenció que más del 25% de los pacientes hospitalizados en UCI tuvieron el diagnóstico de choque séptico en ventilación mecánica. En el ámbito de salud, disponemos de directrices conocidas como guías de práctica clínica para la atención integral de pacientes con sepsis y choque séptico y se denominan Surviving sepsis campaign o Campaña para sobrevivir a la sepsis; estas directrices nos permiten brindar un tratamiento estandarizado a todos los pacientes con sepsis y choque séptico.

Sin embargo, dado que la mayoría de los casos de sepsis se originan en la comunidad, debemos enfocarnos en la sensibilización mediante la educación de la población como una medida de salud pública.

Las investigaciones realizadas hasta la fecha sugieren que la población en general no conoce la sepsis. En 2022, se identificó que la conciencia pública y conocimiento sobre sepsis fue variable, desde 4% en Francia hasta 88% en Alemania.

En un estudio realizado en Lima, Perú sobre la percepción y conocimiento de sepsis en épocas de pandemia por la Covid-19, se evidenció que 66% de los encuestados había escuchado alguna vez la palabra sepsis; sin embargo, no todos fueron capaces de definirlo correctamente.

En la mayoría de los estudios centrados en el público, menos del 50% de los participantes conocían sobre sepsis, sin embargo, la conciencia pública parecía estar mejorado gradualmente con el tiempo. Esto puede deberse a un número cada vez mayor de campañas educativas gubernamentales (por ejemplo, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)) y no gubernamentales (por ejemplo, Global Sepsis Alliance).

Cualquier infección tiene riesgo de convertirse en sepsis y puede evolucionar rápidamente, cada hora perdida aumenta el riesgo para la vida del paciente que requiere atención hospitalaria urgente.

Prevención.

En cuanto a prevención, los especialistas recomiendan mantener nuestras vacunas al día, usar agua limpia y mantener buena higiene, lavarse las manos constantemente, durante el embarazo, estar al tanto en sus controles y al momento del parto.

Ante la sospecha de una sepsis acudir al centro de salud para el reconocimiento y diagnóstico temprano. La tasa de mortalidad por shock séptico es de 40% aproximadamente.

Asimismo, los pacientes que han pasado por esta afección pueden estar propensos a desarrollar una nueva infección, por lo que deben tomar medidas para evitar una recaída. Entre ellas, mantenerse alejada de otras personas enfermas, tomar sus medicamentos según lo prescrito por el médico, cuidar su alimentación, mantener limpias las heridas o lesiones y cirugías.