EXPERTOS ADVIERTEN INCREMENTO DE TRASTORNOS MENTALES COMO CONSECUENCIA DE LA PANDEMIA

Expertos en salud mental de Latinoamérica, España y Estados Unidos, adviertieron sobre el incremento en la depresión, ansiedad, estrés e incluso suicidios como consecuencia de la pandemia e incideieron en la importancia de dar visibilidad a los trastornos mentales que son una de las más discapacitantes del mundo occidental.

En el encuentro “Salud mental en tiempos de pandemia”, organizado por Janssen, la farmacéutica de Johnson & Johnson, los especialistas señalaron que los pacientes con depresión son una de las poblaciones que se ha visto más afectada con la cuarentena, ya que la disminución de su actividad física ha generado un aumento de los ritmos circadianos y la disminución de la adherencia al tratamiento.

Asimismo, las estadísticas presentadas muestran que los trastornos, específicamente de depresión, durante la crisis en los pacientes ingresados con COVID-19 han sido del 33%, mientras que en el personal de salud también se ha notado estos trastornos en un 23%, debido a la carga de trabajo, el aislamiento de sus familiares y las perdidas sufridas con sus pacientes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado las enfermedades mentales entre las más discapacitantes del mundo occidental, las cuales tienen efectos superiores a los de afecciones como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares juntas. Se estima que en el 2030, la depresión será la principal causa de discapacidad.  

“El 40% de la población presenta síntomas leves de ansiedad, el 12% moderados y el 4% graves. En cuanto a la depresión, el 29% presenta síntomas leves, el 9% moderados y el 5% graves”, explica el Dr. Eduard Vieta, Jefe de Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clínic de Barcelona.

Debido a la desafiante situación a la que estamos enfrentados como consecuencia de la pandemia del COVID-19, estas cifras están en ascenso. “El impacto de esta crisis va más allá de la salud física; el aislamiento social prolongado, la incertidumbre, junto con el tremendo impacto en la economía, está afectando significativamente en la salud mental de la población en general” añadió el especialista.

Por su parte, el Dr. Husseini Manji, M.D., F.R.C.P.C, líder global de Neurociencias en Janssen Research & Development indicó que es importante diferenciar el distanciamiento físico del distanciamiento social. 

“El consejo es guardar la distancia física y seguir las recomendaciones para el cuidado y la prevención del COVID -19. Sin embargo, como seres humanos necesitamos continuar conectados socialmente o podríamos poner en riesgo nuestro estado de ánimo. La tecnología nos ayuda a mantener relaciones y recibir el apoyo necesario en esta época”, acotó.

Un estudio epidemiológico realizado en Argentina, Brasil, Colombia y México con 1.478 pacientes que padecen de depresión mayor presentó hallazgos preliminares que demuestran que, incluso sin los factores biológicos y estresantes del COVID-19, el 30% de los pacientes con este tipo de depresión no responden a por lo menos 2 diferentes tipos de tratamientos antidepresivos.

“En Janssen, somos conscientes de la responsabilidad que tenemos con la sociedad de contribuir a dar visibilidad sobre la salud mental en esta época de pandemia. Igualmente estamos contribuyendo en soluciones para el COVID-19 mediante los esfuerzos en el desarrollo de la vacuna; hace un mes anunciamos el inicio de la fase de estudios clínicos en humanos en julio, más temprano de lo que esperábamos”, afirma Josue Bacaltchuk, vicepresidente de Asuntos Médicos para Janssen Latinoamérica.