IBT GROUP PERÚ ES EL NUEVO BRAZO LOGÍSTICO DEL MINSA EN LIMA

La compañía de origen español que tiene dos APP en bata blanca con EsSalud se encargará de que no falten medicamentos en los hospitales y centros médicos del MINSA en Lima

El Ministro de Salud Víctor Zamora, confirmó que, finalmente, IBT Group Perú, compañía de origen español con experiencia en la construcción y operación de hospitales en modalidad de Asociación Publica Privada, será el nuevo brazo logístico del MINSA, encargado de la distribución y logística de medicamentos e insumos médicos en todo Lima Metropolitana.

“Vamos a incorporar la logística privada” indicó. “Hemos identificado un operador logístico privado que se llama IBT, que va hacer responsable de distribuir los medicamentos en todo Lima Metropolitana para que los medicamentos puedan llegar directamente a los establecimientos de salud y los pacientes puedan recibirlos sin demora y sin caídas en el sistema” subrayó Zamora.

Zamora quien estaba acompañado del Presidente de la República, precisó que la inclusión en la logística de IBT será en principio un piloto, pues a futuro espera que IBT se encargue también de la distribución de los medicamentos del MINSA en provincias, y no solo hasta los almacenes de las DIRESAS, como se hace hoy en día, sino hasta el punto de dispensación en los hospitales.

Por el momento, este piloto también comprende que IBT, distribuya en diversas provincias medicamentos para enfermedades de alta prevalencia como diabetes, hipertensión y otros. “la plataforma también va servir para la distribución de medicamentos insumos y drogas para otras enfermedades”, afirmó Zamora.

VIENE DE ANTES

La puesta en marcha de brazo logístico privado para el MINSA, no es a consecuencia de la pandemia. Cuando Zamora aún era asesor del Ministerio de Salud, tras la renuncia del cargo de la Dra. Zulema Tomás, el Ejecutivo aprobó una serie de Decretos de Urgencia para Salud, en el cual uno de ellos hablaba del refuerzo de CENARES, que es la que se encarga de centralizar las compras de las estrategias sanitarias y corporativas, con un nuevo brazo logístico.

“Esperamos que con esta ley, 178 unidades de compras, diversas, descoordinadas, tediosas y a veces hasta corruptas, en el futuro próximo podamos tener un solo operador logístico. Eso va tomar su tiempo. El próximo año (2020) se implementará solo en Lima Metropolitana y después a todo el Perú y que se pueda adscribir esas funciones las Fuerzas Armadas y si podemos soñar, EsSalud”, subrayó a Diario Médico, en aquel entonces Víctor Zamora.

EL PRIVADO SE PROYECTA

Por su parte, IBT, compañía a cargo de las APPs en Bata Blanca de los complejos hospitalarios Alberto Leonardo Barton Thomson en el Callao y Guillermo Kaelin de la Fuente en Villa María del Triunfo, ha tenido éxitos reconocidos en la gestión de hospitales.

Hace algunos meses logró acreditar con Joint Commission International a sus policlínicos, siendo los primeros en el sector público en tener estas prestigiosas acreditaciones de calidad en el servicio. Para entonces, ya había creado su unidad logística de medicamentos que provee a los hospitales de EsSalud que administra.

Incluso, el año pasado, en entrevista exclusiva con Diario Médico, su gerente general, Daniel Querub, señaló que su nueva unidad de negocio de logística era muy potente y que, además de abastecer a los hospitales Bartón y Kaelin, trabajaba abasteciendo de medicamentos a la Asociación de Clínicas Particulares del Perú.

“Un área nuestra muy potente es el de compras y logística. Vamos a ver si hay oportunidades pues podemos ofrecer el servicio de compras y logística de medicamentos e insumos médicos de punta a punta” relató entonces.

IBT posee experiencia en logística de medicamentos en países como República Dominicana y España, y cuenta con un almacén de insumos en Lurín, para su uso en la administración de los hospitales de EsSalud. No obstante, el servicio que le brinda a las Clínicas Particulares, no solo es de logística de los medicamentos e insumos, sino también de la compra de los mismos mediante un método que han calificado como eficaz, y que tiene la particularidad en el que ellos no pagan el medicamento hasta que este es entregado al paciente.

“Nosotros tenemos una central de compras para un volumen de 500 mil usuarios y eso es muy potente para la capacidad de trabajo y negociación con los proveedores. Ninguna clínica privada puede llegar a ese ratio, salvo quizá algunas aseguradoras. El modelo es fácil de replicarlo. Por ejemplo, nosotros como operadora no pagamos ningún medicamento hasta que no haya sido entregado. Nuestros proveedores o laboratorios no cobran por ni un solo producto hasta que no haya consumido por nuestros profesionales, no haya sido suministrado, o entregado al paciente. Es un modelo de punta a punta”

“Hemos llegado a unos pactos de stock, y a medida que se van utilizando los insumos o medicamentos, se van pagando. Los laboratorios cumplen. Una vez al año licitamos toda la farmacia, el material sanitario y llegamos con los proveedores a unos pactos que van entre el 80% y el 120% de lo que se ha utilizado el año anterior para estar holgados, los laboratorios o distribuidores se comprometen a tener ese stock y a medida que lo vamos utilizando se va facturando”, explicó en el 2019, Daniel Querub.

El directivo de IBT también señaló que posee un laboratorio de última generación que solo trabaja al 20% de su capacidad, abasteciendo a los hospitales que administra en APP y que también podría ser útil al sector público. Incluso EsSalud estuvo interesado de centralizar las pruebas de todos sus centros en Lima a este laboratorio para agilizar su respuesta.