CUANDO LA TALLA BAJA ES UN PROBLEMA DE SALUD

Es difícil no preocuparse cuando se descubre que su hijo es pequeño. La talla baja y/o el retardo del crecimiento es un problema frecuente que puede afectar mucho la calidad de vida y la autoestima del niño y adolescente. El aumento de estatura como parte del desarrollo es considerado un indicio de buena salud. En algunos casos la hipófisis no secreta suficiente hormona del crecimiento, limitando la altura de la persona desde la infancia, y causando comparaciones con otros miembros de la familia, amigos o compañeros contemporáneos mas altos.

A nivel nacional se calcula que aproximadamente un 21 % de los niños tienen talla baja de diversa etiología. En el Instituto de Salud del Niño se atienden aproximadamente 10,000 consultas anuales, de los cuales el 25% son por talla baja de distintas causas. Un porcentaje de estas está relacionado con desórdenes hormonales.

Cabe resaltar que dentro de los desórdenes de crecimiento, un alto porcentaje no presentan una causa identificable y no tienen ninguna patología, recibiendo la denominación de Talla Corta Idiopática, así también, Talla Corta Familiar, a niños con retardo constitucional de crecimiento.

Posibles causas de la talla baja

Son varias las razones que podrían causar los problemas de talla baja, entre estos están: Pequeños para la edad de gestación; Retardo del crecimiento intrauterino; Anormalidades cromosómicas; Displasias esqueléticas; Trastornos endocrinológicos; Desnutrición; Insuficiencia renal crónica; Talla baja psicosocial.

Los padres que observan un desorden del crecimiento en sus hijos, deben acudir a un profesional médico Endocrinólogo Pediatra para lograr una correcta evaluación y determinar la causa del retraso de crecimiento y obtener a tiempo el tratamiento adecuado, cuando mas temprano se inicie una terapia mayores son las posibilidades que tendrá el niño de aumentar su estatura satisfactoriamente, además de hacerlo antes que termine la fase de desarrollo óseo. El Médico especialista determinará si la talla baja de su hijo requiere de un tratamiento con la Hormona de Crecimiento de ADN Recombinante u otro que se pueda aplicar. Esto es muy importante debido a que un alto porcentaje de niños llegan tardíamente al especialista para ser evaluados.

La Hormona de Crecimiento

La Hormona de Crecimiento de ADN Recombinante puede corregir el ritmo y la velocidad de crecimiento del niño, logrando que la talla final sea más acorde con la talla genética, mejorando significativamente la calidad de vida y la autoestima del niño y adolescente con talla baja.

Este tratamiento debe ser supervisado por el médico tratante, la evaluación clínica y un control periódico por parte del especialista, el cual brindará un mejor resultado del tratamiento que normalmente es de largo plazo.

Considerando que el crecimiento del niño es multifactorial se debe tener en cuenta varias indicaciones como parte del tratamiento, como un adecuado nivel de ejercicio, un buen nivel de descanso, debido a que durante el sueño el organismo produce un mayor nivel de Hormona de Crecimiento y una alimentación sana, adecuada para lograr un mayor resultado en el tratamiento”.