DR. CARLOS CASTAÑEDA: “SALVAR UNA VIDA DE NIÑO REFORZÓ MI VOCACIÓN MEDICA”

El doctor Carlos Castañeda Barba hizo su primera intervención “médica” cuando era solo un niño. Esa experiencia, años después, reforzó su vocación por la medicina y la vida. En el año 98 fue premiado como uno de los diez mejores neurólogos del mundo y hoy siendo un neurólogo consolidado denuncia que las empresas aseguradoras creen que un médico debe ganar como un “peluquero”. 

¿Qué lo llevó a especializarse en la neurología?

Cuando me gradué de médico, era profesor de anatomía y tenía mucha facilidad para aprender y enseñar la anatomía del sistema nervioso. De pronto fui coordinador del curso de neuroanatomía en la universidad. Y cuando postulé, lo hice para neurología. Allí la nació el amor y la pasión por la neurología. Tengo 20 años de neurólogo y de médico 25

Digamos que uno de las patologías más estudiadas por usted es la esclerosis múltiple

Después de mis estudios acá, fui a EE.UU. a entrenarme un poco y luego he viajado por todo el mundo conociendo más a la enfermedad en diferentes cursos, he participado y participo de una serie de ensayos clínicos de todo tipo para la enfermedad. Manejo actualmente unos 30 pacientes con la enfermedad en forma privada y ayudo a las asociaciones de pacientes en lo que puedo.

¿De dónde provienen sus genes de médico?

No de mi familia, porque en mi familia no había médicos, soy el primero.

¿Cómo es que le gustó la medicina?

Me gustaba mucho todo lo que era vida. Creo que tenía 10 años y una vez se enfermó un animalito y lo examiné. Era un pollo que tenía una espina atravesada y me dije yo se la puedo sacar. Se la saqué, lo cosí con hilo y lo limpié con alcohol. El animal sobrevivió y creo que la experiencia gratificante de haber logrado la recuperación de este animalito reforzó esa inquietud  por la vida y una vocación que tiene que ver con la salud.

¿Usted es de Lima?

Yo soy de Chiclayo, pero viví en Trujillo y estudié allá. Hice la especialidad en San Marcos.

¿Y se quedó a trabajar en Lima?

No, terminé la especialidad y me regresé a Chiclayo.

Eso no es muy común decidir trabajar en provincia…

No fue fácil, en Chiclayo en el Seguro Social no había plaza, en el Ministerio de Salud no había servicio de neurología y yo había aprendido a hacer tantas cosas con tecnología de punta que el decano de la facultad de medicina que me abrió las puertas de la facultad me dijo: doctor la plaza es suya, mañana mismo vengase a enseñar acá. Pero profesionalmente se va a ahuesar porque acá no hay nada de lo que usted sabe hacer.

Debe haber sido bien triste vivir esa realidad que hasta ahora en algunos lugares persiste…

Lo primero que me preguntó es que cosa se hacer y le dije todo lo que sabía y me dijo: no doctor regrésese a Lima. Y me vine.

¿La oportunidad de radicar en Lima le cambió la visión de la profesión?

Sí, pero sobre todo dominar el inglés como segunda lengua me ayudó a destacar muy rápido. Tenía cuatro años de neurólogo y concursé para un premio de la Federación Mundial de Neurología, que premia cada año a los diez mejores neurólogos del mundo, y me gané el premio en el 98,  que consistía en  ir a estudiar a EE.UU. pagado por la Federación Mundial.

Eso le debe haber dado ventajas profesionales

A los cuatro años de neurólogo fui jefe de servicio de neurología de un instituto nacional, había publicado varios trabajos y el azar me puso en esas condiciones. Lima siempre da más oportunidades que en otros sitios del país. Luego siempre di conferencias y ponencias en varias partes del mundo.

¿Y cómo lo ha tratado la vida en el plano familiar?

Tengo tres hijos. Dos mujeres y un varón y ellos me dan tanta satisfacción. Tal vez el pequeño se incline por la medicina. Las mujeres no están estudiando derecho y administración. No les gustó la medicina porque me veían en las guardias o llegando tarde.

¿Qué actividades realiza después de dejar el consultorio?

Me gusta nadar y viajar. Este año estuve en un país distinto cada mes. Filadelfia, Medellín, Estambul, Sao Paulo, Boston, son algunas ciudades de las que he viajado estos últimos meses. Siempre por la neurología.

¿Qué país le impactó más?

Los de Europa Francia y España por sus sistemas de salud en la que te atienden en tu casa y hay acceso a medicamentos.

¿Cómo está el nivel de los colegas peruanos en el campo de la neurología?

Encontrando áreas que se están definiendo hacía una sub especialización. Hay lugares del mundo donde neurólogos solo hacen enfermedades neuromusculares y tienen un mercado y desarrollo muscular muy bueno, otra donde se ve solo vasculares y así. Eso tiene que llegar al país. Antes siempre el comentario común en el exterior era que si yo solo hago Parkinson o esclerosis me muero de hambre. El neurólogo en el Perú tiene que hacer de todo.

¿En lo personal que nuevos retos lo motivan?

En principio profesionalmente hacía la excelencia en algunas áreas de la neurología como esclerosis múltiple y enfermedades neuromusculares, puesto que hago procedimientos. En lo económico por supuesto, conseguir que las aseguradoras no solo sean un negocio deshumanizado en la que no considera a las personas ni a la salud como un valor sino como un negocio estricto y en donde su negocio es realmente cobrar y no pagar, conseguir que el recurso humano sea pagado de manera justa.

Esa denuncia también la he oído de otros médicos…

Ahora para un seguro privado el médico debe ganar como un peluquero. Un corte de pelo te cuesta más que una consulta médica pagada por un seguro pagado. Es un negocio mezquino y deshumanizado, esperemos que el gobierno, las autoridades  les corte su afán de lucro desmedido, esa avaricia de lucrar con el dolor de la gente.

¿Tanto así es el desinterés por la salud e interés por el lucro?

En alguna ocasión inclusive en alguna compañía de seguros me dijeron: más dinero por cada paciente por mes no podemos pagar, así que si tú quieres le das talco, yeso o lo que quieras, pero más plata no te vamos a dar. Si ganas con eso bien, sino es tu problema.

DATOS:Dr. Carlos Castañeda BarbaMédico Neurólogo
Estudios Pre Grado Universidad Nacional de Trujillo
Estudios Post Grado Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Trabajo actual: Clínica El Golf

Be the first to comment on "DR. CARLOS CASTAÑEDA: “SALVAR UNA VIDA DE NIÑO REFORZÓ MI VOCACIÓN MEDICA”"

Deja un comentario.