MÉDICOS NO SABRÍAN ACTUAR EN CASO DE MUERTE SÚBITA

El 86% de muerte súbita se presentan en el hogar y aún no es requisito obligatorio que los médicos tengan la certificación del Consejo Nacional de Reanimación en capacitación de reanimación cardiopulmonar (RCP). 

La falta de regulación en nuestro país para que se exija la creación de espacio cardioprotegidos (ECP) y que los distintos profesionales que trabajan en la parte pública y privada cuenten con una acreditación en reanimación cardiopulmonar (RCP) ha hecho que la tasa de personas que llegan sin vida a las áreas de emergencias de un hospital crezcan.

De esta realidad ni los médicos y enfermeras se salvan, pues para ellos tampoco existen normas que les obligue a acreditarse en RCP para empezar a trabajar en un centro de salud primario o complejo, tal como revela el doctor Jorge Vidal Ramos, presidente del Consejo Peruano de Reanimación, quien señala que, al no estar acreditados, los médicos no sabrían como salvarle la vida a uno de sus familiares en caso este sufra un evento cardiorespiratorio, como señalan las estadísticas, en la comodidad de su hogar.

Cifras nacionales dadas a conocer por el emergenciólogo, señalan que el 86% de las muertes súbitas se presentan en los hogares de las víctimas. Por lo que para salvarle la vida al paciente, el familiar más cercano tiene que tener conocimiento de cómo ejecutar una recuperación cardiopulmonar y hacerla dentro de los cuatro primeros minutos, porque un minuto después, la victima va morir.

MÉDICOS SIN ACREDITACIÓN

“Nuestro trabajo en el Consejo Nacional de Reanimación es difícil, porque somos el único país en el mundo en donde no se nos obliga ni a los médicos y enfermeras, ni a ningún profesional de la salud, tener la acreditación de la reanimación básica para trabajar. Con eso se está deduciendo que ni el médico, con el respeto que se merece, sabe salvar la vida de su familiar” señala el doctor Vidal a Diario Médico.

Para el especialista, en su trabajo del día a día en el área de emergencias del Hospital Rebagliati donde con15 médicos emergenciólogos atienden a 700 personas, promedio por día, no es extraño ver cadáveres de personas por muerte súbita de parientes e hijos de médicos que fallecieron en sus casas o camino al hospital al no tener ninguna atención adecuada de recuperación cardiopulmonar.

“En el área de shock trauma penosamente recibo en un turno de 12 horas a un promedio de 20 a 25 personas que han presentado muerte súbita, pero llegan al área en condición de cadáveres y nosotros no reanimamos a cadáveres, muchos de esos cadáveres son personas de los ocho años hacía adelante y muchos son hijos de médicos, hermanos, esposos, papás y jóvenes que lamentablemente se murieron pero  no debían haberse muerto. Otros pocos se salvan mediante la reanimación. Y eso que el Rebagliati es el Hospital que más reanimaciones tiene en todo el Perú e incluso América Latina” confiesa el especialista.

Efectivamente, el Hospital Rebagliati con diez reanimaciones por día en el área de shock trauma de emergencias, es el nosocomio en América Latina con el mayor número de reanimaciones. Esto ayudado a la participación de la primera persona que reconoce un evento de muerte súbita en la victima y su conocimiento de RCP.

Las cifras de la OMS señalan además que el 98 % del ataque de muerte súbita se produce fuera de los hospitales y que no solo basta conocer las técnicas adecuadas de Reanimación Cardiopulmonar, sino también tener cerca desfibriladores que salvaría la vida de las personas. La OMS reportó que entre 2013 y 2014 han muerto 36 millones de personas en el mundo por ataques al corazón.

SIN LEY PERO CON INICIATIVAS

Es por eso que hace algunos años que el congreso peruano aprobó el proyecto de ley N° 2787- 2013, que obliga a la creación de espacios cardioprotegidos en lugares públicos con personal capacitado en RCP. Sin embargo, esta ley aún está siendo observada por el poder ejecutivo para su promulgación.

Debido a esta demora la institución Proyecto Salvavidas Perú firmó un convenio con el Consejo Peruano de Reanimación para concientizar a la población de capacitarse en la técnica de RCP y promover y subvencionar en las empresas la adquisición de desfibriladores para adecuarlas a espacios cardioprotegidos dado que nuestro país ocupa el primer lugar en tasa de sobre peso y obesidad en toda América y los índices de muerte súbita está en aumento, sin personal capacitado que pueda evitarlo, según señala Marisela Díaz Acuña, directora del proyecto que se realza en 18 países del mundo.

“La norma internacional dice que debe haber tantos desfibriladores como extintores y el personal debe estar entrenado. El equipo le va decir lentamente todo lo que tiene que hacer. Tiene un software que solo va desfibrilar cuando el corazón esté fibrilando. Si no fibrila no hace nada. Eso sumado al conocimiento de la reanimación va salvar vivas” finaliza el doctor Jorge Vidal Ramos.

DATO:
-Un desfibrilador tiene un precio que oscila entre los 2 y 4 mil dólares.
-El estado hace dos años creo el Sistema de Atención Móvil de Urgencia se encuentra en 14 estaciones de bomberos y atiende las 24 horas, con solo llamar al 106.

Be the first to comment on "MÉDICOS NO SABRÍAN ACTUAR EN CASO DE MUERTE SÚBITA"

Deja un comentario.