Más factores que el cepillado, ayudan en la hipersensibilidad

  • “¿Quién en estos tiempos se toma el tiempo de lavarse los dientes 3 o 4 minutos diarios?”, señala el especialista brasilero Dr. José Eduardo Pelizon Pelino.

El doctor José Eduardo Pelizon Pelino, odontólogo procedente de la Universidad de Sao Paulo – Brasil, llegó a nuestro país para dialogar sobre «La situación de salud oral en Latinoamérica». El está especializado en Rehabilitación Oral y dialogó en exclusiva sobre la hipersensibilidad, el uso de los hilos dentales, los enjuagues, el correcto cepillado y otros temas.

La sensibilidad dental aparece cuando nuestros dientes se encuentran desgastados por constante uso de los mismos, o se pierde el esmalte dental o la pulpa que rodea al diente. Esta hipersensibilidad se siente con un pequeño dolor al ingerir alimentos fríos o calientes. Aunque existen también otros factores de la sensibilidad dentaria, como alimentos con contenidos ácidos, algunos jugos que debilitan el esmalte dentario.

Los tratamientos básicos para los dientes sensibles son aplicar fluoruro sódico y de ionómeros en altas concentraciones, rayos láser en caso de las fibras nerviosas, para desensibilizar la zona, y el uso constante de las cremas dentales especializadas para dentadura sensible.

Pero hay diversos puntos claves para no sufrir de hipersensibilidad. Aparte de usar un cepillo con cerdas muy suaves ideal para dientes sensibles y desecharlo cada tres meses, hay que cepillarse correctamente los dientes, y esto no pasa por el conocido de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba para no dañar el esmalte, parte del lavado adecuado de 3 minutos diarios “¿Quién en estos tiempos se toma el tiempo de lavarse los dientes 3 o 4 minutos diarios?”, señala el Especialista en Rehabilitación Oral de la Facultad de Odontología de la Universidad de Sao Paulo – Brasil, Dr. José Eduardo Pelizon Pelino.

Según el Dr. Pelizon, a este adecuado lavado de dientes debemos sumarle el uso de hilo dental, que acá en latinoamérica nadie usa, o su frecuencia de uso es muy baja. El especialista asegura que ni el 45% de la población usa hilo dental y tampoco tiene nociones de cómo usarlo. Por eso las heridas y el sangrado cuando lo utilizan, no hay técnica de uso. “Y ni hablar de ir al odontólogo. Nadie va al odontólogo, excepto que tengan el diente a punto de colapsar. Cuando tienen un dolor intenso que ya no pueden calmar, se acuerdan que al odontólogo no se le visita  ni una vez al año. Lo cual es bastante desalentador para los profesionales de este rubro”, indica el especialista.

Recordemos que el cepillado no elimina los gérmenes en su totalidad y que se debe usar el enjuague bucal, el cual es complemento del cepillado y del uso de hilo dental, y no sustituye a ninguno de los anteriores, y ninguno cumple la función del otro. “Es difícil cambiar hábitos de limpieza tan marcados. Pero se puede trabajar en ellos y una forma de hacerlo es comenzando con los pequeños del hogar. Es lamentable que solo el 10% de los peruanos use hilo dental, y qué decir del uso de un enjuague bucal, creo que no se llega ni al 8%. Por eso debemos cambiar nuestros hábitos y empezar con los pequeños del hogar, enseñándoles con el ejemplo”, asevera el Dr. Pelizon.

Pero el tema dental no solo acaba en el trabajo de este grupo de “tres mosqueteros”, porque si ya el diente está maltratado, solo queda cubrir con técnicas la buena sonrisa y no dejar de sonreír, lo que se consigue con los procedimientos dentales.

Procedimientos dentales comunes

La obturación o también conocida como restauración, es el proceso de reparar un diente dañado por caries y devolverle su función y forma normal. Cuando el dentista realiza una obturación o restauración, primero retira el material cariado, limpia la zona afectada, luego rellena la cavidad con un material de restauración. La restauración de los dientes ayuda a evitar caries futuras. Los materiales pasan por cuestiones estéticas o por gustos del cliente, en estos tiempos los materiales para restauración van desde el oro, hasta la resina composite que es la más cercana al color original del diente. Luego están las amalgamas, que son aleaciones de minerales como el cobre, plata, mercurio, entre otros.

Solamente su dentista está capacitado para determinar si una caries requiere de una restauración. Lo que el vea como un aspecto anormal será controlado incluyendo una radiografía al diente o a la sección en la que se trabajará. De ser mayor el deterioro de diversos dientes, se sugerirá una corona o puente, el cual se fija sobre varios dientes para mejorar el aspecto o alienación del diente. Por eso, si no desea llegar a estos métodos más marcados, empiece por lo simple y sin complicaciones, regalarle 3 minutos de aseo a sus dientes, recuerde ese viejo dicho que señala: ‘Primero mis dientes y después mi parientes’…y aplíquelo.

RECUADRO:

Causas de los dientes sensibles

Mal cepillado en forma horizontal, que induce a que la encía se retraiga y se desgaste el esmalte.

Formación de sarro que ocasiona alejamiento de las encías de la corona del diente.

El bruxismo que es un hábito involuntario de rechinar los dientes, mayormente cuando se duerme.

 

Be the first to comment on "Más factores que el cepillado, ayudan en la hipersensibilidad"

Deja un comentario.