CORONAVIRUS: MITOS Y OTROS ESCENARIOS QUE DEBES SABER SOBRE EL VIRUS

Spread the love

Cuando se trata de lidiar con COVID-19, sabemos que hay varias medidas sugeridas o incluso ordenadas por los funcionarios de salud y del gobierno para combatir el contagio. A medida que continúa la lucha contra el virus, cada día surgen mayor información y nuevas preguntas, por lo que es trascendental comprender qué es real y qué no.

Para ayudar a disipar la información errónea, Cleveland Clinic ha dedicado varios artículos para el consumo público sobre situaciones que quizás haya leído o escuchado y que no son necesariamente ciertas. Aquí hay unos ejemplos:

  1. Usar alcohol como desinfectante

Existen varias recetas de desinfectante casero que surgieron en respuesta a la necesidad de uno, donde se use alcohol. Cuando se trata de alcohol, debe contener, al menos 70% de alcohol para que sea efectivo.

  • Coronavirus en la parte inferior de tus zapatos

Investigadores en Wuhan, China, realizaron pruebas en varias superficies dentro de un hospital donde los pacientes con COVID-19 estaban siendo atendidos y encontraron material genético del virus en la mitad de las muestras que tomaron de los zapatos del personal del hospital. A pesar de estos hallazgos, no se sabe si era lo suficientemente estable como para ser infeccioso y causar enfermedad si alguien entrara en contacto con él. En este sentido, se recomienda limpiar sus zapatos después de usarlos y evitar usar los mismos zapatos dentro de su hogar.

  • Coronavirus en superficies

Los virus no pueden sobrevivir de forma independiente: un virus se propaga al invadir un huésped vivo y reproducirse. El virus vivo puede sobrevivir entre tres horas y siete días, dependiendo del material sobre el que aterrice. Aquí hay unos ejemplos:

• Vidrio – 5 días

• Madera – 4 días

• Plástico y acero inoxidable: 3 días.

• Cartón – 24 horas

• Superficies de cobre: ​​4 horas.

Es importante tener en cuenta que la cantidad de virus vivos disminuye con el tiempo en las superficies. La detección del virus en una superficie no significa necesariamente que pueda enfermar a alguien.

  • Beber jugo de limón para matar el virus

Hay una gran cantidad de virus diferentes y algunos virus pueden ser más o menos susceptibles a la acidez que otros. Un estudio basado en los niveles de pH encontró que el virus puede sobrevivir en ambientes ácidos. El jugo de limón es solo líquido ácido y se demostró que el virus es viable hasta un pH de tres, que es justo donde el jugo de limón estaría en la escala de pH.

Por lo tanto, hacer gárgaras o beber jugo de limón o agua no será útil para matar el coronavirus. No puede cambiar el nivel de pH de su cuerpo simplemente comiendo o bebiendo algo.

  • Recibir una vacuna contra la neumonía

Una vacuna contra la neumonía puede ayudarlo a protegerse contra la gripe y otros tipos de virus, pero no contra el coronavirus, que puede causar neumonía por sí solo. Cabe resaltar, que se recomienda recibir la vacuna contra la neumonía como medida de precaución, específicamente para personas de 65 años o más, de 19 a 64 años que fuman, para quienes corren un mayor riesgo de contraer ciertas enfermedades (diabetes, enfermedad cardíaca, pulmonar y hepática crónica).

Otras teorías y mitos

Para abordar otras teorías y mitos que han circulado debido al coronavirus, Cleveland Clinic ha identificado otras creencias comunes, pero no comprobadas de métodos que pueden detener el virus:

• El aire caliente o los climas húmedos no pueden matar o proteger a alguien del virus: el aire caliente o el clima no afectan la infecciosidad del virus.

• Los mosquitos no pueden transmitir el coronavirus, por lo tanto, si bien los mosquitos pueden transmitir la enfermedad al chupar sangre de alguien y transferirla a otra persona, este virus no permanece en el torrente sanguíneo por mucho tiempo, entonces no hay amenaza

• Las personas mayores no son las únicas en riesgo de contraer COVID-19: los adultos más jóvenes pueden infectarse y experimentar una infección grave. Hay mucha evidencia en todo el mundo de adultos jóvenes de 20, 30 y 40 años que dan positivo y experimentan síntomas graves y, en algunos casos, la muerte.