OPINIÓN: LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO FRENTE AL COVID-19

Spread the love

Por: Doctor Guillermo Alva, profesor de los programas de Salud de ESAN

Estas últimas semanas han sido muy intensas para el gobierno teniendo que hacer frente a la pandemia Covid-19. No es fácil tomar decisiones con poca información y mucha incertidumbre y es fácil ser general después de la batalla, pero analicemos algunos aspectos:

• Ya desde enero se tenía conocimiento de este virus y de su agresividad, este era el momento para tomar algunas medidas como por ejemplo: control y seguimiento estricto de todos los pasajeros que llegaban de países o ciudades con casos de Covid-19.
• Hasta inicios de marzo se tenían muy pocas pruebas para hacer diagnosticar Covid-19 en el país y recién estaban pensando en comprar lotes muy pequeños.
• No se tienen protocolos para hacer frente a una crisis similar, equipos de epidemiólogos, equipos de protección personal, laboratorios, etc.
• Adicionalmente, nuestros establecimientos de salud no están en las mejores condiciones operacionales para hacer frente a un número crítico de casos lo que haría más evidente la deficiencia.
• Desde el punto de vista político se necesitan medidas e información clara para la población y un liderazgo para apaciguar la incertidumbre y el miedo colectivo.

Por lo tanto, frente a los puntos mencionados el ejecutivo tomó la decisión de cambiar a la Ministra de Salud, era necesario. No estoy de acuerdo con la idea de cambiar tan rápido a las autoridades, esto siempre desestabiliza y retrasa las acciones, pero en el presente caso ha sido una elección acertada. Desde mi punto de vista, a la fecha el ministro de salud actual lo está haciendo bien, pero la posibilidad de error es alta, porque estamos frente a un virus nuevo, a muy poca información y múltiples factores.

Podemos agrupar las medidas en dos grandes grupos: las medidas de contención y las medias de mejora de la capacidad de atención de pacientes.

La medida de cuarentena ha sido una muy buena decisión y su ampliación también, son medidas de contención, en esta etapa las pruebas serológicas y monitorización de casos serán medidas útiles, por ejemplo, para identificar a todas las personas mayores de 60 años y con factores de riesgo para monitorizarlas, la línea 113 podría hacerlo, esto es como lo han dicho una guerra y en vez de esperar que nos llamen, el gobierno debe monitorear a los grupos con alto riesgo.

Las medias de tener habilitado el hospital de ATE y la Villa Panamericana también son medidas acertadas para incrementar la capacidad hospitalaria actual, aquí es necesario contar con equipos, insumos, materiales, medicamentos, etc., pero no nos olvidemos de las necesidades de personal de salud, médicos, enfermeras, técnicos, etc. Es imprescindible contar con más especialistas altamente calificados y con un mayor número de plazas estables bien remuneradas.

Algunas recomendaciones

Como ha manifestado el presidente Martin Vizcarra, esta es una maratón por lo tanto hay que trabajar muy duro para tomar decisiones diariamente, pero también es sumamente importante pensar en las decisiones a mediano y largo plazo, por ejemplo las medidas que se tomarán después del 26 de abril, cuando se levante la cuarentena.

Un tema fundamental es el abastecimiento de los hospitales y establecimientos de salud, es un tema logístico de fácil resolución, solo se requiere una adecuada gestión y personal idóneo para la tarea.

Otro aspecto que debemos considerar es tomar en serio la estrategia de atención primaria, que tiene 40 años y de haberla aplicado estaríamos mejor preparados.

Los decisores no tienen porque saberlo todo, pero sí recomendaría que convoquen a los mejores como lo ha dicho el ministro de salud, pero esa convocatoria debe ser más amplia si busca reducir la posibilidad de error o tomar las mejores decisiones.

Es hora de sumar y de contar con todos, las clínicas privadas a nivel nacional pueden aportar mucho con su experiencia, calidad y recursos.

Es hora de dar realmente un salto en la mejora de lo servicios de salud del país, porque podemos estar seguros que tendremos otra pandemia en 8 o 10 años y podría ser peor que la actual.