DR. AURELIO GAMBIRAZIO: “ME HE REENCONTRADO CON EL MAR”

El Dr. Aurelio Gambirazio, tiene un cómplice en la vida: el mar. Corre olas desde la época del colegio y fue justamente un verano en la playa que conoció a su esposa, con la que tiene tres hijos, quienes también comparten su afición por el mar. Desde hace algunos años ha retomado la práctica del surf y el paddle y le ha añadido a su estilo de vida el trekking. Uno de sus hijos está continuando el legado de los Gambirazio en la medicina.

¿De dónde proviene la vena de médico?

Vengo de una familia de médicos. Mi tío abuelo estudió medicina en Barcelona, España, y fue un médico muy importante en la antigua Maternidad de Lima, también trabajó en la penitenciaria. Fue médico obstetra a principios del siglo XX. Mi padre también fue médico, fundador de la Clínica Javier Prado. Era cirujano y ginecólogo. Por eso de niño siempre me gustó la ciencia pero sobre todo me interesó la medicina. Se puede decir que hemos continuado la tradición familiar. Mi hermano también es médico internista en EE.UU. Yo soy cirujano general. Hice un post grado de 4 años de cirugía general y aparato digestivo y paralelo hice cirugía ginecológica. Esta semana empiezo una maestría en investigación en cirugía. Distinto a otras profesiones, tienes que seguir estudiando, por ejemplo los millennials quieren resultados de inmediato.

A veces pasa que los hijos de médicos no quieren seguir la carrera del padre porque pasa mucho tiempo ocupado, eso no les ocurrió a ustedes…

Sí, claro. Se da esa dualidad. Se da con mis hijos también. Por una parte ven que hacemos cosas buenas pero a veces desaparecemos, no tenemos fines de semana o no se puede contar siempre con uno en alguna actividad. Eso también lo viví con mi padre pero teníamos intereses comunes, por ejemplo la carpintería, reparar, arreglar cosas. Los cirujanos somos medio carpinteros, pero por otro parte había ausencias, eso pasa.

Ustedes ¿solo fueron dos hermanos?

Somos tres, el menor que es médico internista en EEUU y mi hermana intermedia que es psicóloga. De alguna manera todos estamos ligados a la salud.

¿La influencia de su padre debió ser muy fuerte?

Mi padre falleció antes de los 60 años y siempre fue un ejemplo. A veces uno de chico crítica la figura del padre pero igual aprecia lo bueno que hizo por uno y su familia.

¿Además de la medicina se hubiera inclinado por otra profesión?

Sí, me atraía la arquitectura, el diseño, hacer cosas con las manos. No sé si hubiera sido bueno pero me gusta. Mi esposa administra una oficina de arquitectura y tengo amigos arquitectos, es una cosa que siempre veo de cerca y siento que me gusta. Me gusta el trabajo bien hecho por dentro y por fuera, que no solo sea estético.

¿Qué pasatiempos ha cultivado?

Me gusta mucho la lectura, la música, la cocina. Incluso mi hijo menor es músico, tenemos intereses musicales compartidos También me gusta viajar y hacer trekking, caminatas largas. El surf y el paddle.

¿Hace cuánto tiempo que empezó con el surf y el paddle?

Corría olas desde el colegio y me pasó lo de siempre, que la universidad te absorbe y dejas de hacer todo. Pero después de mucho tiempo me he reencontrado con el mar y desde hace 15 años volví al mar a correr olas, también corro con el paddle que es una manera nueva de correr tabla. Mis hijos también son también aficionados a navegar, estar en el mar.  

Hacer trekking es un encuentro con la naturaleza al igual que el surf…

Empecé a hacer trekking también hace 15 años. Tengo un grupo de amigos con los que hacemos viajes de trekking por distintos lugares del país. Hemos hechos salidas fuera del país también.

¿De qué forma lo ayuda esas actividades?

Ayuda con el estrés porque para quitarnos el estrés uno no tiene que no hacer nada sino hacer algo. Además, caminar varias horas ayuda a meditar. Conversando por ratos pero mayormente en aislamiento sumado al esfuerzo físico te relaja la atención mental.

Muchos médicos se casan, bien en su época de estudiante o mucho después cuando ya son muy mayores, ¿cómo fue su historia?

Me casé pasado los 30 años. Tengo amigos que se casaron estudiando y otros en la residencia. Yo me case terminando la especialidad. Creo que mayor para la época.

“Me gusta operar, resolver problemas con soluciones prácticas. Los resultados en la cirugía son tangibles, mejora la vida de las personas”

¿Cómo conoció a su esposa?

En la playa, medio de amigos comunes durante un verano. Estaba por comenzar la especialidad pero ya estaba trabajando ayudado a un médico, ya había presentado mi tesis. Trabajaba y estudiaba. Ella por cuestiones de la vida empezó a trabajar muy joven y estudiaba de noche. También tenía poco tiempo. Y encima nos tocó la época de los toque de queda. No teníamos mucho tiempo para vernos.

¿Su esposa es amante del arte, verdad?

Ella empezó a desarrollar la fotografía, sobre todo la fotografía documental,  ha hecho exposiciones y tiene libros publicados. Es la actividad a la que le dedica más tiempo y más interés porque es una pasión para ella.

¿Se considera un esposo romántico?

Creo que podría serlo un poco más (sonríe)

¿Sus hijos también gustan por la medicina o han dividido gustos?

Mis tres hijos son distintos, nosotros le damos el mismo apoyo y oportunidad pero cada uno escoge su camino. Mi hijo mayor acabó el colegio y se fue a Australia donde estudió Ingeniería Civil y Ambiental. Ya está trabajando en su carrera pero antes trabajó de obrero y también sembraba árboles. Él es un naturalista. Fuimos a visitarlo cuando se graduó y ha estado haciendo sus prácticas en centros que hacen ingeniería eco amigables. Es vegetariano. Tiene convicciones con la naturaleza. Trabaja en una empresa que hace ingeniería ambiental.

Mi hija la segunda estudia medicina y le gusta la investigación, es más académica. El tercero inició medicina pero su lado artístico lo jaló más y dejó la medicina en stand bye y está estudiando arte. Es músico también y tiene una banda de que se llama Temple Sour, hacen reggae fusión y ya han grabado un disco. Tiene 19 años.

Casi había dos médicos más en el legado familiar…

Sí, el último es el único que desde chico decía que quería ser médico pero le ha jalado más la parte artística. Ha reservado su matrícula en medicina para estudiar arte.

A usted, ¿qué es lo que más le gusta más y discuta de la medicina?

Tengo más de 25 años como médico y estuve en el cambio de la manera de trabajar del médico.  Me gusta operar, resolver problemas con soluciones prácticas. Los resultados en la cirugía son tangibles, mejora la vida de las personas. Lo que no me gusta y eso es lo que opina, me parece, el grueso de los médicos que trabajamos en la práctica privada, es la intermediación financiera, la medicina gerenciada, que está poniendo difícil el trabajo nuestro.

¿De qué forma?

Hay objeciones, cuestionamientos al tipo de trabajo, los pagos no son buenos a veces, hay médicos que se dedican a auditar, cuestionar lo que el médico hace. La medicina ha pasado a ser una práctica muy controlada por elementos extraños,  entre los cuales los financiadores son los que tienen más fuerza. Un financiador puede ser dueño del fondo de pensiones, de la clínica, de la entidad financiera y seguro, de todo, controlan todo. El médico a veces siente que tiene los brazos amarrados para hacer las cosas. Eso es la parte que ha cambiado el ejercicio profesional y difícilmente se retroceda.

¿En adelante que le gustaría que mejore adicionalmente a esto en la práctica misma de la medicina?

La brecha tecnología. La cirugía del siglo XXI es muy cara. La cirugía robótica es de muchísimo costo. No hay un robot quirúrgico como Da Vinci en el país, que cuesta 2 millones de dólares con 200 mil en mantenimiento anual. Además que cada vez que uno opera se usan 5 mil dólares en material descartable. Eso se hace en todo el mundo, en EE.UU. los hospitales tienen3 o 4 robots en un hospital.

¿Está satisfecho con lo logrado hasta ahora?

Algunos dicen que hubiera pasado si hacia tal cosa. Pero la vida se presenta como se presenta y estoy agradecido por las oportunidades que he tenido y eso es lo que le digo a mis hijos: “ustedes son muchachos privilegiados porque tienen oportunidades y tienen que aprovecharlas”.

¿Cuál es el consejo que más les da a sus hijos, sobre todo a la que estudia medicina?

Mi hija es muy autónoma pero a todos mis hijos les digo y hago sentir que tienen que aprovechar las oportunidades. Mi hijo mayor ha notado eso porque en Australia él es un inmigrante que estudia, nada más. Todo lo logado fue por su esfuerzo propio. Por eso digo que las oportunidades tienes que aprovecharla.

¿Cuál es el consejo que usted más ha recibido de su esposa?

No sé si consejos o más fueron reprimendas (risas). Mi esposa es más de acompañar. Es muy trabajadora. Cuando la conocí trabajaba y estudiaba. Su padre falleció cuando ella estaba en el colegio y más que consejo ella también le ha transmitido a nuestros hijos que las oportunidades hay que aprovecharlas y esforzarse. La vida no viene resuelta.

¿Ella la acompaña a sus actividades deportivas?

No se mete a las olas. Mis tres hijos y yo corremos olas, unos más que otros. Mi esposa no se mete a eso pero sí en los trekkings. Esas salidas de turismo de aventura la hacemos juntos con un grupo de amigos, todos cincuentones. Vamos con mochilas chicas caminando por días.

¿También han asistido juntos a los conciertos de Temple Sour?

Sí, hemos ido a curiosear pero te sientes un poco fuera de lugar. Cuando se han presentado en Noche de Barranco,  hemos ido un par de veces pero ellos hacen música para otra generación.

¿Le agrada la música que hace su hijo?

Sí, yo de muy joven escuchaba mucho rock de los 70, progresivo, ahora más soy de opera pero sí me gusta la música. Ellos hacen reggae y son buenos. Mi hijo compone y canta, esa pasión le nació de manera espontanea.

 

DATOS
Dr. Aurelio Giordano Gambirazio Keller
Médico Cirujano- Especialista en Cirugía General y Laparoscópica
Áreas de interés: Cirugía General, Cirugía del Aparato Digestivo, Cirugía de la Obesidad o Bariátrica, Cirugía del Piso Pélvico y Cirugía Pélvica Compleja.
CMP. 19864  Reg Esp. 8758
Estudios de Medicina Humana en la Universidad Peruana Cayetano Heredia
Postgrado Cirugía General en la Universidad Peruana Cayetano Heredia, Hospital Docente del Rímac.
Estudios de especialidad en España, Francia y Chile.
Profesor fundador del Centro de Entrenamiento en Cirugía Laparoscópica de la UPCH.
Fellow Internacional del Colegio Americano de Cirujanos (ACS), de la Sociedad Americana de Cirujanos Endoscopistas (SAGES), de la Sociedad de Cirugía Oncológica Americana (SSO), de la Federación Internacional de la Cirugía de la Obesidad (IFSO).
Miembro Honorario de la Sociedad Peruana de Cirugía Endoscópica, Académico Asociado de la Academia Peruana de Cirugía, Miembro Titular o Asociado de diversas sociedades médicas y quirúrgicas nacionales.
Participante como expositor, profesor o ponente en diversos congresos de la especialidad a nivel nacional y regional.
Jefe de Departamento de Cirugía General y Ginecológica en la Clínica Javier Prado.