GAMMA KNIFE: TRATAMIENTO DE TUMORES CEREBRALES DE ALTA PRECISIÓN

A veces un intenso dolor de cabeza es asociado a un malestar gripal; pero cuando estos dolores se vuelven frecuentes, es necesario tomarse una placa porque podría detectar a tiempo un tumor cerebral, y evitar un problema que puede agravarse continuamente hasta llegar a la muerte, manifestó el Dr. Marcos Vilca, Neurocirujano de Gamma Knife del Pacífico

“Un tumor cerebral es una masa de células anormales que crece de manera descontrolada dentro del cerebro ya sea destruyéndolo o comprimiéndolo contra la caja que lo contiene; es decir el cráneo. Casi todos los tumores tienen algún factor genético determinante que permanece reprimido quizás toda la vida y nunca se exprese; sin embargo, hay factores de riesgo ambientales y cambios corporales o emocionales como la edad, el stress y la depresión, que hacen que éste se exprese y el tumor aparezca”, indicó.

Según el especialista, los síntomas son debido a la presión que ejercen los tumores sobre el cerebro dentro del cráneo, que dependen del tamaño de estos y su ubicación en el cerebro. “Empiezan usualmente con dolores de cabeza persistentes, cada vez peor e inclusive en las noches acompañados de vómitos y a veces convulsiones. También se observan alteraciones mentales, apatía, náuseas, vómitos y convulsiones. Dependiendo de la ubicación, puede producir falta de fuerza en las extremidades y disminución de la visión. Finalmente provocan trastornos del sensorio, coma y muerte si no hay un tratamiento adecuado”.

Recomendaciones

Los dolores de cabeza persistentes y de evolución progresiva deben ser consultados con un Especialista. En estos momentos tenemos ayudas diagnósticas fácilmente disponibles para confirmar estas lesiones como son las imágenes del cerebro mediante tomografías computarizadas y resonancias magnéticas.

Tipos de tumores cerebrales

Para el neurocirujano Marcos Vilca, los hay benignos y malignos, el benigno es cuando provoca daños en el cerebro ya sea mediante compresión del cerebro sano a medida que este crece. Pero por otro lado, los tumores malignos crecen, invaden y destruyen el mismo cerebro infiltrándolo, entre estos tumores están los astrocitomas y los más agresivos los glioblastomas.

“El tratamiento para retirar el tumor del cerebro, usualmente es mediante la extirpación tumoral en el caso de los tumores benignos y la reducción tumoral máxima posible en los malignos. Sin embargo no todos los tumores son posibles de operar sin correr grandes riesgos, ya sea por su ubicación en un área muy profunda o elocuente con alto riesgo de comprometer la vida o calidad de vida del paciente” añadió el especialista quien además subrayó que hoy existe una tecnología de punta y única en el Perú que brinda el Instituto de Gamma Knife del Pacífico.

El Gamma Knife de Leksell es el primer sistema de radiocirugía estereotáctica en el mundo, inventado en 1951 y utilizado por primera vez para el tratamiento de condiciones relacionadas con el cerebro en 1968, que permite el tratamiento de lesiones cerebrales con alta precisión y sin necesidad de abrir el cráneo. Es un procedimiento ambulatorio, no invasivo que se utiliza para el tratamiento de lesiones cerebrales con alta precisión.

El Gamma Knife reemplaza al bisturí en casos de tumores cerebrales, malformaciones arteriovenosas y enfermedades funcionales. Desde entonces, más de un millón de pacientes en todo el mundo han recibido tratamiento con Gamma Knife®, y actualmente es considerado el mejor tratamiento no invasivo para los trastornos cerebrales.

Malformaciones Arteriovenosas Cerebrales (MAV)

Las Malformaciones Arteriovenosas Cerebrales (MAV) se forman cuando las arterias del cerebro se conectan directamente con las venas cercanas, sin mediar los capilares entre ellas, formando nidos y ovillos.
Son siempre congénitas y crecen con la edad de modo que, a medida que pasa el tiempo, estos vasos se deterioran y pueden romperse. Como consecuencia de este problema pueden aparecer hemorragias de forma precoz, en torno a los 20 años.

Se estima que afectan al 1% de la población, sin distinción de género ni raza.
Además de las hemorragias, pueden aparecer los llamados “robos” de sangre que producen una disminución del riego en el tejido cerebral sano que, en función de las neuronas circundantes a la malformación, pueden causar dos tipos de síntomas: déficits neurológicos y epilepsia.